Que no nos engañen: la ONU no nos recomienda el SDDR

El documento recientemente dado a conocer por PNUMA sobre residuos plásticos en el mar* es, ante todo, un riguroso trabajo científico y una importante contribución al conocimiento de la situación de los residuos plásticos y en particular los microplásticos en los océanos. Una ocasión que los promotores del SDDR en la Comunidad Valenciana han aprovechado para afirmar que la ONU está a favor del SDDR, lo que a su vez constituye una ofensa a la inteligencia del ciudadano. Para empezar, porque el propio documento indica que el contenido no representa la posición ni la política del Programa Ambiental de las Naciones Unidas. En realidad, ni siquiera sería necesario este artículo para desmentir que la ONU respalde el sistema de que vamos a hablar, pero dado que el informe contiene una información muy detallada y abundante, y por respeto a la gran cantidad de profesionales, organismos y revisores que han intervenido en él,  me gustaría invitar al lector interesado en estos temas a que dedique un tiempo a su estudio.

Las alegaciones formuladas por los promotores del sistema, en este caso, tienen un patrón bien definido: se cita un trabajo respetable, y se le atribuye un contenido que no tiene, en la esperanza de que nadie acuda a la fuente original; práctica habitual – y de sobra conocida entre la comunidad científica – de organizaciones que basan su posicionamiento público en postulados pseudocientíficos.

Un informe tan extenso ni se puede resumir en cuatro párrafos, ni lo pretendemos, pero me gustaría resaltar que la situación que refleja el estudio tiene que ver en su mayor parte con regiones en vías de desarrollo, donde aún no hay sistemas de gestión, de alcance general, de todo tipo de residuos y específicamente de envases ligeros como los que entrarían en un sistema de depósito, devolución y retorno (SDDR). Según este documento China, Indonesia, Filipinas, Sri Lanka y Vietnam representarían más del 50% de los plásticos incorrectamente gestionados, y entre los cincuenta peores lugares de vertido incontrolado no se encontraría ninguno de Europa Occidental ni Estados Unidos. Reconociendo que hay toda una serie de riesgos por valorar, el estudio también recuerda que no existe una relación probada mediante análisis de riesgo entre los microplásticos y la salud humana.

Los 15 mensajes clave de este documento ponen el acento, en primer lugar, en la necesidad de medir adecuadamente el origen de dichos materiales, pero sobre todo en la necesidad de gestionar adecuadamente los residuos empezando por implantar sistemas de limpieza y contenerización, sin dejar de lado aspectos como la educación. Según el mismo informe, si en China el 75% del plástico se gestiona incorrectamente, en la  Europa de los 27 + Noruega esa cifra es inferior al 2%. De los objetos visibles flotantes, la media de distintas observaciones en todos los océanos, el 70% en peso correspondía a objetos relacionados con la pesca, 8% a objetos relacionados con el almacenamiento del pescado-cajas sobre todo-, 15% otros recipientes  y 4,9% botellas de todo tipo. Entre los plásticos encontrados en el ambiente marino, según el mismo documento, prácticamente no se encuentra el único plástico que entraría en el SDDR si se implantara en España. En otras partes del documento también se refleja que estudios realizados en Alemania, Dinamarca y Noruega reflejan que la principal fuente de microplásticos en Europa  es el polvo de los neumáticos. Sirva esto para recordar que, siendo un problema muy importante, la relación entre el problema ambiental de los microplásticos y los envases de bebidas es absolutamente marginal.

Por lo que respecta al SDDR, sistema que efectivamente menciona el documento, cuando describe con carácter general cómo pasar a la acción hacia esa Economía Circular lo incluye en un conjunto de posibilidades entre las que se encuentran, además la recuperación de energía, la reducción del consumo, la utilización del Principio de Precaución, la mejora de la gobernabilidad, la participación de los interesados, las asociaciones público-privadas, la responsabilidad ampliada del productor, el análisis del ciclo de vida y muchas otras herramientas.

También recuerda que, si se considera necesario actuar, las medidas deben ser proporcionales al nivel de protección elegido; no discriminatorias en su aplicación; coherentes con medidas similares ya adoptadas y basadas en un examen de los beneficios y costes de la acción o falta de acción incluyendo, cuando sea apropiado y factible, una valoración rigurosa de la relación coste económico / beneficio. Circunstancias que ni de lejos se dan en la propuesta que está circulando por la Comunidad Valenciana

Entrando algo más a analizar las menciones al SDDR, hay tres ejemplos en función de la escala: Ecuador (nacional), California (sub-nacional) y una escuela de Australia. Los tres ejemplos mencionados representan ámbitos geográficos en los que no hay implantado un sistema global, generalizado y bien asentado que permita el reciclado de todos los envases domésticos (como sucede en España y en particular en la Comunidad Valenciana).

Puede que el SDDR se considere una medida efectiva para luchar contra el littering marino producido por los envases de bebidas en un lugar donde no haya ningún mecanismo de gestión de envases debidamente implantado para tal fin. En tal caso, implantar un sistema que obligue al ciudadano a participar mediante el cobro de una fianza puede ser algo que evite que los envases sometidos a dicho sistema lleguen al mar, sin introducir distorsiones en otros flujos de recuperación de residuos puesto que no los hay. Lo que está muy claro es que si sólo se recuperan un par de envases de bebidas y para el resto no hay sistemas de recuperación en funcionamiento, el problema general de cualquier tipo de residuos en el mar será considerablemente mayor.

Por otra parte, si existe un programa de reciclado público-privado, autorizado e impulsado durante lustros por la administración, que impulsa medidas de prevención y fomenta la educación ambiental y la sensibilización, que garantiza el acceso de toda la población al reciclado de todos los envases, hay que estudiar muy bien los efectos que puede producir en él la introducción de un sistema obligatorio como el SDDR. No en vano la Corte de Justicia de la UE ya se pronunció sobre la imposición obligatoria de SDDR diciendo que, debido a sus graves y variadas consecuencias, el estado miembro que desee imponerlo debe justificar estrictamente su necesidad, idoneidad y proporcionalidad.

En resumen, ni la ONU habla, ni mucho menos propone, que el SDDR sea la solución en países de nuestro entorno.

*Marine plastic debris and microplastics – Global lessons and research to inspire action and guide policy change. United Nations Environment Programme, Nairobi. (Documento realizado con la contribución financiera del gobierno de Noruega).

©United Nations Environment Programme. http://bit.ly/25aWCmE

 

2 pensamientos en “Que no nos engañen: la ONU no nos recomienda el SDDR

  1. Espero que los datos del informe de la ONU estén mejor sumados que los estudios de la Plataforma Envase y Sociedad con los que se nos intenta convencer de que el SDDR es malo malísimo.

  2. La verdad es que es un informe complejo, sobre todo por la cantidad de relatores, revisores, etc. A mí me parece una herramienta fundamental para entender el flujo de materiales en los océanos, y me ha interesado especialmente el énfasis en la necesidad de caracterización, a la que no por ser obvia se le presta siempre la debida atención. Seguramente el análisis de las distintas recogidas (por ejemplo acordar un sistema de medida común, algo que se ha empezado a abordar en el informe Surfrider recopilatorio de la campaña Cleanup Europe con bastante buen criterio) nos irá dando muchas claves para encontrar las soluciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s