El SDDR, el sistema internacional de unidades y (de nuevo) el anumerismo, pero ahora ante el Senado

En el último par de semanas ha habido un buen número de noticias sobre el informe dado a conocer por el Senado después de varios meses de trabajo, en los que han escuchado a numerosas instituciones, empresas, asociaciones y otras entidades que han dado a conocer su visión y preocupaciones sobre la situación de los residuos en España y las posibilidades de mejora. Un amplio informe, muy detallado, que merece la pena leer, aunque nos queda pendiente, como se apuntó en la propia ponencia, ver en detalle las distintas presentaciones que se llevaron.

Fieles a nuestra máxima de no discutir sobre la medida de lo que se puede medir, cada vez que el equipo de marketing -marketing verde, por supuesto- que promueve la implantación obligatoria del SDDR en España interviene, buscamos ávidos lo que pudieran haber dicho, en este caso a los senadores, simplemente tratando de averiguar, ya que hasta ahora no hemos podido conocer las fuentes, de dónde procede una alegación repetida desde el primer día que se presentaron en el estupendo escenario del Jardín Botánico de Madrid hace casi cinco años:

“Cada día se consumen en España 51 millones de envases, de los que 30 (otras veces dicen 35) van a vertedero o a quemar”.

Cuando escribí un detallado trabajo para el congreso nacional de medio ambiente CONAMA 2012 creí haber encontrado el origen de esa alegación: si en España se reciclaba el 30% de los residuos municipales, y teniendo en cuenta que la principal estrategia es difamar para desprestigiar los sistemas de reciclado en vigor, preferentemente con cifras falsas, ya está: confundimos residuos municipales con residuos de envases, residuos de envases con residuos de envases de bebidas y estos últimos con la parte que entraría en el SDDR y ya hemos creado la confusión.

Ahora hemos sabido que en esta última comparecencia la creatividad ha dado un nuevo salto cuántico: al parecer un estudio científico citado de pasada mostraba que el 77% de lo que va al contenedor resto son envases. Creo haber oído que el 77% es en volumen, por cierto. Que en todo el mundo la cantidad de residuos se mida en peso es al parecer irrelevante. Por supuesto me he ofrecido a enviar a los comparecientes una copia del sistema internacional de unidades, donde puede verse la diferencia entre peso y volumen.

Como estoy acostumbrado al peso, voy a suponer, ya que el estudio científico mencionado no creo que vea nunca la luz, que estamos hablando de peso.

El 15% de los residuos municipales son envases, según las estimaciones más consolidadas. Luego el 85% de los residuos municipales no son envases.

A los contenedores de envases sí van envases. Si lo duda, asómese a un contenedor amarillo (los hay por todas partes). Nos pueden discutir si los medimos o no con la precisión adecuada. Si sólo el 15% de los residuos municipales son envases, y una parte significativa de esos envases no va al contenedor resto, cómo es posible que en el contenedor resto el 77% sean envases? ¿Dónde va el auténtico resto? ¿Los ciudadanos van esparciendo la basura orgánica por la calle tal vez? Que alguien, si lo entiende, me lo explique, por favor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s