Vienen elecciones: el SDDR ataca de nuevo

El presidente del gobierno acaba de confirmar que las elecciones generales 2015 tendrán lugar el 20 de diciembre próximo. Lo único que ha cambiado frente a las elecciones municipales de mayo pasado es que algunos gobiernos municipales han sido abducidos por los cantos de sirena que pregonan el SDDR como si fuera la purga de Benito, así que una vez comprobado que lo que decía en marzo pasado sigue de plena actualidad, he decidido dejar el post como estaba.

Hace pocos días, un artículo de Amigos de la Tierra en una revista del sector de la recuperación recogía conclusiones de un grupo de entidades ecologistas de Madrid, y hacía una serie de propuestas, algunas muy interesantes, sobre la necesidad de mejorar todos los ámbitos de la gestión de residuos. De los primeros párrafos destaco la necesidad, con la que no podíamos estar más de acuerdo, de rigor en el análisis de datos “se plantea la aplicación total de la responsabilidad ampliada del productor y un cálculo real y transparente de los porcentajes de puesta en el mercado, recogida y reciclaje” 

Es interesante señalar que esta frase sigue a otra en la que una vez más apuestan por el famoso sistema de depósito de envases (SDDR): “Incremento del reciclaje de envases ligeros, vidrio y papel/cartón hasta el 80%, y empleo de herramientas, como sistemas de depósito y devolución para envases de bebidas, que alcanzan porcentajes del 98%”

En Alemania, referencia de las organizaciones ecologistas, o en Noruega, de donde vienen las máquinas que nos quieren vender, el sistema de depósito recicla algo menos del 3% de los envases consumidos, y no el 98%. ¿dónde está ese rigor en los porcentajes que se reclama?

Los SDDR son a menudo el paradigma de los sistemas opacos ¿deberíamos llamarlos sddr black, como unas tarjetas de las que se viene hablando insistentemente? no sabemos cuáles son sus cuentas, cuánto ingresan, cuánto devuelven, si todo lo que reciclan pagó antes un depósito (algunos países aceptan envases que no pagaron depósito aunque no hagan devolución de dinero), en definitiva, ¿cuánto le cuesta a cada ciudadano, en céntimos por envase, que en su país haya en funcionamiento un SDDR? ¿será ésto a lo que se referían al decir “un cálculo real y transparente de los porcentajes de puesta en el mercado, recogida y reciclaje” ?.

Después de rebatir desde todos los sectores de la industria y el comercio, en todo tipo de foros, publicaciones, radio y TV, con todo tipo de datos y cifras, en su mayor parte información de carácter oficial y pública, uno por uno, todos los argumentos con los que se ha tratado de introducir el sistema SDDR en España desde hace casi cinco años, los promotores del sistema han iniciado una nueva ofensiva para su introducción. Voy a tratar de analizar esta campaña.

El motivo, obviamente, es económico. Si finalmente se monta el negocio del SDDR en España, los españoles pasaremos a pagar algunos céntimos de más en cada bebida envasada, para que nos cueste tres veces más el reciclado de envases, de los aproximadamente 500 millones de euros actuales a 1500. Sacarle esos mil millones adicionales a los consumidores sin duda merece un nuevo esfuerzo de marketing.

La necesidad de esta nueva ofensiva tiene un origen claro. El problema con el que se encontraban los promotores es que buena parte de quienes estaban al frente de organismos, institutos, incluso algunos medios de comunicación, servidores públicos, etc, ya habían analizado la cuestión, habían hecho los números y por tanto habían entendido que la propuesta era una auténtica barbaridad. Parece que la racionalidad ha tardado en llegar, decíamos, pero al final se ha impuesto el sentido común.

Si el sistema no tiene viabilidad, es lógico que la ofensiva comercial que estaba detrás de la cosa dejara de invertir en España, porque la posibilidad de retorno de esa inversión se desvanecía. La reflexión que ha llevado a volver a lanzar una nueva ofensiva, entonces, se tiene que volver a analizar a partir de la situación de confusión generalizada que se ha generado con el incierto panorama electoral que nos espera, y sobre todo en el hecho de que en muchos puestos clave, las personas que ahora los ocupan no fueron sometidos en su momento a las presiones anteriores para que aceptaran el sistema; en definitiva: como no se puede engañar a los mismos todo el tiempo, es el momento de intentar engañar a los nuevos, sean estos políticos, funcionarios, legisladores actuales o próximos, etc. un ratito, al menos hasta las próximas elecciones. De hecho, algunos ya lo han incluido en sus propuestas electorales.

Esta nueva etapa empieza de un modo bastante parecido a como lo hizo la anterior; de hecho gran parte de las cifras que se utilizaban (prácticamente todas falsas) sobre reciclado, mezclando residuos con envases y envases con envases de bebidas, se siguen empleando. Llama la atención que uno de los argumentos que se empleaban – que el sistema estaba en vigor en cuarenta países, luego matizado a paises y regiones, en este breve período en el que sólo se ha implantado en un sitio nuevo (Estonia, 1,3 millones de habitantes y presa fácil para el negocio) ha pasado a estar implantado en ochenta paises y regiones. En un post anterior* yo había rebajado los cuarenta países a poco más de siete y medio,  es decir, ahora el reto es bajar de ochenta a – como en la película de Fellini- ocho y medio.

El resto de los argumentos parece ser el mismo.

En los cinco años que llevan intentándonos convencer de que los envases no se reciclan reciclamos casi quince puntos más.

En los cinco años en que dicen que las latas no se recuperan ya hemos superado el 90% de reciclado en todos los envases de acero, el 87% en las latas de bebidas y el 84% en todos los envases metálicos.

En los cinco años que llevan diciendo que con el SDDR se va a volver a introducir el envase reutilizable para el consumo doméstico (devolver el casco como antes), en el conjunto de los países nórdicos y Alemania el envase reutilizable ha visto reducirse su cuota de mercado para el consumo doméstico en casi veinte puntos.

En fin, será interesante ver cuántos incautos pican en esta renovada ofensiva

* https://ecothinktankma.wordpress.com/2013/01/28/los-cuarenta-paises-no-llegaban-a-siete-y-medio/

Un pensamiento en “Vienen elecciones: el SDDR ataca de nuevo

  1. Lo mires por donde lo mires esto del “muy” discriminatorio SDDR hace aguas. No le salen los números a nadie , bueno a TOMRA, fabricante de la maquinas para realizar la recogida de envases, si que le deben salir a juzgar por su inquebrantable apoyo a los promotores españoles del Sistema de referencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s