Veinte años no es nada: ante los nuevos y viejos retos medioambientales

Aprovechando que hoy va a jugar Argentina la final del campeonato del mundo de fútbol, se me ha ocurrido empezar con la letra de un tango:  volver. Veinte años después de la adopción de la directiva europea de envases y residuos de envases  (que yo prefiero llamar envases usados) será otro año de gran actividad en el ámbito medioambiental. Dentro de nada, nuevo Congreso Nacional de Medio Ambiente ¿Habrá un nuevo intento de introducir, por el procedimiento del calzador, el debate, ya superado, del SDDR?

Sin duda el reto más importante es la revisión de la directiva europea de envases citada, cuyas líneas maestras se han avanzado hace unos días. Es importante recordar que esta directiva en sus orígenes tuvo entre sus objetivos evitar que se utilizaran argumentos medioambientales para impedir el libre movimiento de mercancías en la UE.

Conceptos como economía circular, responsabilidad del productor, quien contamina paga, etc, vuelven a salir del armario, pero casi nadie ha reparado en que en estos más de veinte años no hemos sido capaces de responder a las preguntas básicas ¿quién contamina? ¿quien produce los residuos, los vertidos, etc?.

Así que, una vez más, será para unos el año del reciclado, y para otros la oportunidad de apretar algo más las tuercas a la industria y al comercio -y por tanto a los consumidores- alrededor del consumo de envases y embalajes en todos los ámbitos de la vida actual. Si volvemos la vista atrás, la mayor parte de los sectores industriales vinculados al sector productivo del envase y embalaje creemos que se ha hecho un gran trabajo en las direcciones que nos marcamos en su momento, pero muy especialmente en las que están más en manos de la industria y el comercio: reducir, recuperar y reciclar los envases que se destinan, sobre todo, al consumo doméstico.

¿Cómo medimos esa reducción y ese reciclado? El primero, básicamente por la reducción del uso de materias primas, es decir, la reducción del peso de los envases. Desde que se comenzaron a fabricar latas de bebidas en España, hace poco más de treinta años, su peso ha disminuido el 40%. No es fácil encontrar muchos productos de consumo comparables. Eso quiere decir que hoy podemos contener una bebida a alta presión, como son la mayor parte de los refrescos y cerveza, protegida perfectamente del exterior y de la luz, para aumentar su conservación en perfectas condiciones, en un recipiente que en su parte más fina tiene menos de cien milésimas de milímetro de espesor.

El segundo componente en esta ecuación de la sostenibilidad es evidentemente el reciclado. Aprovechar un producto usado, en el ámbito de los materiales metálicos no es ninguna novedad. Los metales son materiales permanentes: se pueden refundir para fabricar los mismos u otros productos de manera infinita. Para la humanidad, que aprendió a extraer los metales de la tierra hace miles de años, la edad del reciclaje coincide con la propia Edad de los Metales. Ésto, que es rigurosamente cierto en muchos de sus ámbitos de utilización, tardó algo más en ponerse en marcha en el ámbito de los productos de consumo simplemente por una razón histórica: los envases metálicos de bebidas llegaron al hogar hace relativamente poco, menos de cincuenta años.

En 2014 probablemente alcanzaremos el 90% de reciclado de las latas de bebidas en nuestro país. En ese campo del reciclado de envases doméstico se sigue librando hoy día una batalla inútil con algunas organizaciones ambientales, que no siempre persiguen el bien del planeta. Los ciudadanos han mejorado sus condiciones de vida por muchos motivos, y uno fundamental es por la mejora de las condiciones higiénicas tanto en el hogar como en los productos que llegan a él, especialmente para su alimentación.

Y las bebidas se han convertido en un elemento fundamental. Para tener en el hogar una variedad de productos (sean o no bebidas) también hay que tener una variedad de envases. Al igual que hace bastantes años la posibilidad de esterilizar productos y envasarlos asépticamente supuso un disminución radical de enfermedades, en el ámbito de las bebidas domésticas la posibilidad de tener muchas variedades y tipos sólo pudo ser realidad cuando se dispuso de modernos formatos para envases de bebidas.

Esa mayor variedad también lleva a tener menos cantidad de cada una. Cuando las bebidas consistían en agua, leche o vino, bastaba con tener unos grandes recipientes en una bodega y hervir la leche a conciencia cuando llegaba al hogar. Ahora, cuando se tienen en primer lugar menos habitantes (familias más pequeñas), menos ocasiones de compra (concentración de la compra en menos actos) y sobre todo mas posiibilidad de elección, aparece la importancia del envase individual. Por eso en casa podemos tener muchos tipos de bebidas, en envases que ocupan poco espacio y pesan poco, que se pueden almacenar y apilar en espacios reducidos y que al enfriarse rápido hace que no sea preciso conservarlas en frío hasta poco antes de su consumo.

Pronto volveremos a oír hablar de la necesidad de disminuir el consumo de productos envasados. Muchos de los que lo piden ignoran que en un producto envasado hasta el 90% del impacto ambiental puede residir en el contenido, y el resto en el envase. Disminuir los envases supone tener más ocasiones para tirar productos, algo que por otra parte los detractores de los envases tampoco están dispuestos a admitir.

Qué pedimos pare el resto de este 2014: buen juicio, rigor en la medida de los impactos ambientales de todo lo que consumimos, y continuar con el esfuerzo de desacoplar el consumo de materias primas del crecimiento económico, es decir, seguir por el buen camino.

Un pensamiento en “Veinte años no es nada: ante los nuevos y viejos retos medioambientales

  1. Un nuevo concepto, con un buen envase individual se despilfarra menos comida o bebida que a fin de cuentas es de lo que se trata. Una lata puede volver a ser lata pero los desperdicios ya nunca volverán a ser lo mismo…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s