Los artistas del bodegón medioambiental visitan Canarias.

El pasado viernes se hizo en Tenerife un nuevo despliegue publicitario a favor del sistema SDDR por parte de varias organizaciones, algunas ambientales y otras no tanto, patrocinadas por los que aspiran a vender los equipos necesarios para poner en marcha dicho sistema.

En estas exposiciones catastrofistas se ataca a los ciudadanos (resposables de disponer adecuadamente de sus residuos y de pagar por ello) tratando de convencerlos que aún deben pagar más, eso sí, haciéndoles ver que es por su bien. La excusa en esta ocasión ha sido “la desastrosa gestión de los residuos en las islas”

En España cada habitante produce al año unos 550 kg de residuos. En el SDDR se incluirían aproximadamente 10kg de envases por habitante y año, de los que ya se está reciclando más del 80% de las latas de bebidas y más del 60% de los envases de PET.

Es decir, el SDDR ahorraría unos 2,5 kg  de los más de 550 kg por habitante y año que se producen; dicho de otro modo: menos del 0,5 %, que a su vez sería sólo la centésima parte del 50% que se dice dejaría de ir a vertedero.

Aclarada la parte numérica, voy a hablar de otra de las estrategias para mostrar cómo está todo de mal:  los bodegones, en forma de foto o vídeo. Aunque lo expliqué en su día, recuerdo de qué va esto.

El bodegón en pintura es una figura artística muy antigua, donde se muestran objetos cotidianos en obras sin personajes humanos. Frutas, objetos de cocina, etc., suelen ser los protagonistas. También se suelen llamar “naturaleza muerta” – quizá un término precursor.

El bodegón ambiental suele reflejar una imagen desoladora, casi siempre de vertidos tóxicos, basura indiscriminada, restos de incendios forestales, cadáveres de animales en extinción, etc. A veces hasta responde a una situación real.

Pero en la estrategia comercial de vender el SDDR, muchas veces se olvida que en el terrorífico montón no hay ni un solo envase de los que irían al famoso sistema. Otras veces la imagen es una composición, es decir un bodegón genuino.

Ese es el tipo de bodegón al que me voy a referir, ya que la organización pionera en el uso del bodegón para promocionar el SDDR, DUH (que en alemán quiere decir “ayuda al medio ambiente”)  apareció el viernes en la presentación de Tenerife. DUH tuvo una parte muy importante en su momento para conseguir que el sistema (pensado para proteger a los pequeños cerveceros alemanes que no podían competir con la cerveza importada en lata) se introdujera en contra de cualquier razón lógica, como hemos demostrado en varias ocasiones.

Tan llamativa fue la cosa que Der Spiegel, el prestigioso semanario, dedicó un largo artículo y la portada a la puesta en marcha del fatídico sistema, con un titular esclarecedor  “Con precisión alemana, hacia el caos”

La poderosa Deutsche Umwelthilfe (DUH), es el azote de la industria en Alemania, hasta tal punto que la puede llevar a los tribunales por usar sin su permiso la palabra “verde” y encima ganar; el bodegón que voy a recordar lo vi por primera vez hace casi siete años en Barcelona con motivo de una conferencia sobre gestión de residuos de envases. En aquella época nadie pensaba que el SDDR era una amenza real en España, por lo que no le prestamos demasiada atención (qué cosas tienen estos verdes alemanes, dijimos con una sonrisa).

En dos fotografías se mostraba Alexander Platz (Berlín) antes y después de implantar el SDDR sobre envases. La primera imagen; desoladora: el césped lleno de latas de bebidas, cielo gris, nubes amenazadoras…..la segunda fotografía: el césped impoluto, como el de un green, cielo brillante, etc, como consecuencia de la entrada en vigor del sistema de recogida de envases.

En ese bodegón, DUH se olvidó de borrar en el tratamiento digital los automóviles aparcados en el fondo de la imagen y el autobús que cruzaba por detrás de la escena principal, mostrando la cruda realidad de que era un montaje, un auténtico bodegón.

Una vez que los desenmascaramos, últimamente han aparecido diciendo que eso era “una simulación para ilustrar el efecto del SDDR sobre los paisajes urbanos”.

Pero eso no se presentó así. En aquella sesión en la que yo participé como incómodo testigo (la recuerdo bien porque suelo ir como invitado, algunas veces hasta como ponente a este tipo de actos y en aquél tuve que pasar antes por caja), el mismísimo presidente de DUH ante quien tiemblan en Alemania hasta los presidentes de las multinacionales, lo presentó como un testimonio real.

Un gran trabajo de Photoshop echado a perder por ese olvido. Nos imaginamos que el responsable debió de ser despedido fulminantemente.

Y sí, conservamos las fotos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s