La estéril discusión sobre la reutilización de los envases

Por mucho que se publique, se explique y se documente, la discusión sobre los envases reutilizables en algunos medios de comunicación continúa como si el tiempo se hubiera detenido allá por los años cincuenta del siglo pasado. Hasta muchos hablan de “devolver el casco como antes” ¿les suena?

Ahora que hay tanto paro ¿Se imagina usted que a estas alturas estuviéramos discutiendo sobre la conveniencia de reintroducir el coche de caballos para el transporte público, obligar a que todo el correo volviera a ser en papel y sobre o ponerse en lista de espera para hablar de Madrid a Guadalajara hasta que un operador consiguiera enchufar la clavija adecuada en la central telefónica? ¿Se imaginan la cantidad de empleos que eso generaría?

En esta estéril discusión hay un fenómeno añadido: sólo se echa de menos el envase reutilizable en el ámbito de algunas bebidas. Nadie pide volver a ir a comprar la leche con la lechera de aluminio o acero esmaltado (que también se conocía como porcelana), o el vino con la garrafa de una arroba en cesta de mimbre.

Así que, pensando cómo explicar la cosa, por otra parte muy sencilla, y a ser posible sin hablar siempre de bebidas, se me han ocurrido algunos ejemplos que empiezan en casa y terminan allá por la estratosfera; a ver si lo consigo.

En casa usamos muchos envases reutilizables. Los más habituales son los vasos, tazas platos y cacharros de cocina tales como ollas, cacerolas, etc. Si uno prepara café emplea varios tipos de envases reutilizables: una cafetera, donde se prepara el sujeto de este ejemplo, una taza, una jarra para la leche, tal vez un plato, probablemente un bote con cierre hermético donde guarda el café una vez abierto el paquete en el que viene desde la tienda, para que no se oxide.

La distancia desde el punto donde se prepara el café hasta el punto donde se consume puede ser desde muy pocos a unos cuantos metros (la mayoría de nosotros no vive en palacios donde esta distancia podría ser mayor). Si uno prepara café a menudo, como en mi caso, incluso más de una vez al día, está claro que esta es la mejor opción. Es decir, para muchos viajes y muy cortos el envase reutilizable manda y nadie lo discute.

Pero puede ocurrir que al lector no le guste el café tanto como a mí, es más, puede que un día le apetezca tomar un tipo de café y otro día otro, o que no le guste el café y quiera tener café en casa porque a sus amigos sí le gusta, y además a cada uno le gusta de un tipo. La opción lógica en este caso es tener una máquina de cápsulas de café y cápsulas de varios tipos de sabores, porque así se asegura de que

a) sus amigos tendrán café fresco cuando vengan

b) cada uno podrá tomar el café que más le guste.

Y como en ese tipo de cápsulas el café tiene una larga duración, evitará un importante desperdicio de este alimento. Un chisme: antes de las cápsulas yo tenía que llevarme el café en un paquetito si quería tomar un café que no estuviera rancio en una casa donde no les gustaba el café y tenían por cortesía para las visitas un paquete que podía llevar meses o años abierto – allí nadie tomaba café- (Espero que no lean este post, de todas formas ya se han pasado a la máquina de cápsulas). Tenemos un caso donde, siendo la distancia corta, es mejor el envase de un sólo uso cuando el número de viajes es muy bajo.

Si uno va de excursión, a pasar el día al campo, a veces se lleva la comida. La distancia es algo más larga, pero es posible que vuelva a casa por la noche. Aquí suele ganar el envase reutilizable, es frecuente llevar la comida en tupperware, que tiene la ventaja de ser irrompible y ligero, aunque no es muy fácil de lavar y por eso conviene lavarlo en casa. No creo que haya mucha gente que se lleve al campo la cazuela, porque pesa bastante y no suele cerrar muy bien. Es decir, hemos aumentado algo la distancia, pero como el viaje es corto tanto en tiempo como en duración y termina en el mismo punto de origen, la balanza sigue cayendo del lado del reutilizable.

Eso sí, si tenemos que llevar agua no creo que nos llevemos la jarra. Lo más aseguro es que la llevemos en un envase ligero de PET de un sólo uso, que probablemente podremos dejar en un contenedor de reciclado antes de volver. Si lo que llevamos es cerveza, seguramente nos llevaremos algunas latas que, una vez vacías seguirán el mismo camino que la botella de agua anterior. Si no encontrásemos un contenedor tendriamos que traerlas de vuelta, pero como pesan muy poco unas y otras no creo que nos importase mucho. De hecho, podríamos aplastarlas para que ocuparan menos espacio.

Si esa excursión dura varios días, por ejemplo: decidimos alquilar una caravana y recorrer Europa durante tres semanas, la cosa cambia ¿Seguiremos acudiendo al envase reutilizable? Probablemente no. Estamos entrando en la fase de pocos viajes (uno, en realidad) y bastante más largos: tal vez algunos miles de km. Aquí tenemos la opción cara (en cada lugar ir a los restaurantes locales, lo que nos costará bastante), o hacer nosotros la comida. El tupperware no nos sirve, porque necesitamos llevar varios tipos de alimentos, preparados (para disfrutar del placer de tomar una fabada en la Selva Negra, por ejemplo), y seguramente no en frío. La opción más apropiada en este caso sería llevar alimentos en lata.

¿Qué pasa si la distancia sigue aumentando? Pensemos en la regata de la vuelta al mundo a vela sin escalas, que tiene lugar cada dos años: 40000 km de recorrido en un barco de unos 20 metros sin posibilidad de parar a comer o comprar comida. El agua se obtiene del mar mediante una planta desalinizadora. Los alimentos van liofilizados, es decir desecados, en envase herméticos de un sólo uso al vacío, y se recomponen antes de prepararlos. Hay que llevar alimentos para muchos días- cerca de un año-  y varias personas en un espacio muy pequeño. Pocos viajes (uno) y mucha distancia. ¿Reutilizable? no, gracias. Bueno, sí, en estos rápidos veleros hay un envase reutilizable esencial: las bolsas de las velas, que, como no podía ser menos, son reutilizables porque hacen muchos viajes y muy cortos, de la cubierta al interior cada vez que se cambia una vela, lo que a veces ocurre hasta varias veces al día. Es decir, se vuelve a cumplir el principio. ¿Va quedando claro?

Para terminar: al principio de esta entrada hablaba de la estratosfera, y tiene su explicación. Hace algunas semanas tuve la suerte de asistir a una sesión en el show “Madrid Fusión” sobre alimentos con Ciencia, y de escuchar entre otros ilustres participantes a la Dra.Grace Douglas, responsable de alimentación de los viajes espaciales de la NASA. (Una descripción algo más detallada de esta sesión se puede encontrar en Alimentación conCiencia en El Ser Creativo)

No se me había ocurrido pensarlo, pero la cantidad de investigación que se ha llevado a cabo en relación con la alimentación de los astronautas; y la cantidad de desarrollos a que ha dado lugar la aventura espacial en este campo, al igual que en muchos otros, es verdaderamente enciclopédica. Estos viajes son únicos, muchos astronautas sólo han hecho uno en su vida, muy largos (los 40000 km del viaje anterior los hacen varias veces al día) pero tienen un compnente añadido: los kilómetros no son muchos desde la tierra hasta la órbita, pero situar cada kilo en órbita cuesta mucho; aunque no he sido capaz de encontrar una cifra representativa, puedo asegurar que no he encontrado ninguna por debajo de 50000 euros por kilo. en este apasionante viaje hay muchas cosas más interesantes que los envases, pero les aseguro que en estos viajes nadie “devuelve el casco como antes”.

No se si con estas líneas habré conseguido transmitir la idea de que la opción entre envases reutilizables y envases de un sólo uso es una opción que debe ser libre y regida por variables tan sencillas como número, distancia o peso.

Un pensamiento en “La estéril discusión sobre la reutilización de los envases

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s