Los cuarenta países no llegaban a siete y medio

No estoy hablando del famoso juego de cartas. Desde hace algo más de dos años, una coalición de grupos ambientales que pretende que el país se llene de máquinas costosísimas que recogen una pequeña parte de los envases vacíos, operación que costaría a los ciudadanos españoles unos mil millones de euros al año y de la que saldrían beneficiados sobre todo los vendedores de esos extraños aparatos, un sistema del que he hablado profusamente en este espacio, nos vienen contando (la última vez el viernes pasado, por cierto) que el susodicho sistema ya está en marcha con gran éxito en más de cuarenta países.

Amigo lector ¿usted ha visto por casualidad la lista de esos cuarenta países? Yo llevo dos años no sólo buscándola, también preguntando por ella en público a los que lo afirman – les puedo asegurar que he ido a un montón de actos en los que lo he oído – también sin éxito.

Así que , aprovechando que estudiaba el tema hace un par de meses para presentar un informe detallado al último Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA 2012) , me propuse hacer la lista yo mismo, para así poder contrastarla con los promotores de la cosa.

Esto es más o menos lo que yo encontré:

Cinco países nórdicos en Europa (Dinamarca, Suecia, Noruega, Finlandia y Estonia) además de Alemania.

Un país donde el sistema se implantó sólo para un tipo de envase y donde se ha decidido suprimirlo en el plazo de un año aproximadamente (Holanda) que en comparación con, por ejemplo Alemania, vendría siendo como 0,15 países.

Diez estados en Estados Unidos (1/4 de páis más o menos)

Canadá

Una pequeña parte de Australia (0,10 aproximadamente)

A mí esta suma me sale  7,50 países.

Revisando este tweet algo más adelante – octubre de 2016- vi que había olvidado Croacia, y en marzo de 2016 el sistema se ha introducido en Lituania. La realidad es que estamos a punto de llegar a la cifra mítica de diez países, pero el actual secretario autonómico de medio ambiente de la Comunidad Valenciana ha ido un paso más , y a este conjunto de países lo ha bautizado como “la mitad del mundo civilizado” ni más ni menos.

Bien es verdad que en algunas otras zonas del planeta hay intentos de sistemas parecidos que ni funcionan igual, ni cobran una fianza al comprar el envase, o incluso que de un mismo envase recogen unos sí y otros no dependiendo de quién lo financia, pero un análisis exhaustivo de esos pseudosistemas no nos llevaría muy lejos, por lo que prefiero quedarme con los enumerados.

Es decir, como en el juego de cartas nos plantamos (esta vez, eso sí, por los pelos) en las  siete y  media.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s