La nueva economía del carbono

No voy a hablar de plantar bosques para fijar el carbono, sino del carbono como oportunidad de negocio, después de leer un magnífico artículo de Marc Gunther en el número de Fortune que está ahora mismo en los quioscos, titulado “El negocio de enfriar el planeta”. Y lo que me ha impresionado, para empezar, son algunos números. El más claro es que desperdiciamos el equivalente de cien mil millones de barriles de petróleo con el CO2 que no capturamos, o lo que es lo mismo unos catorce años de consumo de petróleo de Estados Unidos. La segunda cifra responde a cuánto vale hoy el CO2 que se compra y cuánto nos costaría recuperarlo del aire que emitimos en lugar de usar otros procedimientos que lo obtienen directamente del petróleo. Según varios autores, el salto tecnológico ahora mismo está en un factor 10 (debería costar 60 $ la tonelada y la captura directa podría estar ahora mismo en 600$ /t. Si nos fijamos en el recorrido que ha tenido el coste de la energía solar fotovoltaica – el kW de silicio- en los últimos años, es fácil presumir una etapa apasionante para este debate en los próximos años. ¿Algunos posibles destinos de ese nuevo CO2 aparte de los refrescos carbónicos? Alimentar algas para obtener biocombustibles, un nuevo ciclo cerrado. ¿Algunas nuevas tecnologías para capturar ese CO2? Hacer fluir el aire a través de máquinas capturadoras, similares a los radiadores de automóvil, de manera que el CO2 quede atrapado en sustancias absorbentes con propiedades similares a las del hidróxido sódico.

Una empresa familiar (la familia no es una familia normal- consta de varios genios de la tecnología y la física) llamada Global Thermostat ha creado un prototipo que captura dos toneladas de CO2 al día, y está desarrollando una instalación comercial para capturar entre cuatro y cinco toneladas diarias, que es la cantidad de CO2 que emite al año un automóvil de tamaño medio. Con eso en marcha la familia, para no aburrirse, está trabajando en la obtención de hidrógeno del aire mediante energía solar, que pueda combinar con el CO2 para obtener combustibles renovables.

Es reconfortante saber que hay ahora más de 2500 proyectos compitiendo por un premio nada despreciable de 25 millones de dólares -el Virgin Earth Challenge, para eliminar todas esas molestas substancias de la atmósfera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s